jueves, 24 de julio de 2008

XXI SEMANA NEGRA DE GIJÓN



Finalizada el pasado domingo la XXI edición de la Semana Negra de Gijón me ha dejado como cada año muy buen sabor de boca. A pesar de la disminución de espacio debido a su nuevo y ocasional emplazamiento en la Playa de Poniente el nivel literario, cinematográfico, musical, gastronómico y, en definitiva, lúdico, no ha disminuido ni un ápice.

Los amantes de la literatura fantástica estaban de enhorabuena por la presencia del reputado escritor George RR Martin entre los ilustres invitados. El peculiar (inconfundible entre la multitud debido a esa gran barba vikinga) escritor de New Jersey conocido mundialmente por su exitosa serie de novelas de fantasía épica “Canción de hielo y fuego”, así como por su labor como guionista en Hollywood a mediados de los 80 en series como “Twilight zone”, fue una de las “atracciones” (sin entrar en competencia directa con la monumental noria) de la Semana.

No sería el único grande entre los grandes entre los ciento treinta y cuatro autores que recorrieron la arena gijonesa en la semana más larga del año (ya saben, diez días) Por allí andaba también el poeta y ensayista mexicano José Emilio Pacheco gran especialista en la obra y figura de Jorge Luis Borges, distinguido entre otros galardones con el premio Malcolm Lowry o el Nacional de poesía. El actual premio Minotauro también estuvo presente, Federico Fernández Giordano; Joaquín Sabina recitó poesía y su banda amenizó la noche del miércoles en el escenario central. Manuel Loureiro se unió a la fiesta con su holocausto zombie relatado en ese rabioso blog pasado a papel en “Apocalipsis Z”, todos estos y muchos otros autores llenaron de interés los coloquios de la carpa AQ en las calurosas tardes. Las altas temperaturas no impidieron la asistencia y participación de un público cada año más entregado.

Los aficionados al cómic también tuvieron su ración como cada año. Además de las estupendas ofertas que proponía una conocida tienda especializada de Gijón, con descuentos del cincuenta por ciento en un gran surtido de títulos (Batman, Superman, Spider-man, Spider-girl, La brigada de la gabardina, Lobezno, American Virgin, Hellblazer, etc…) este año asistieron al recinto tres grandes autores. Phoebe Gloekner, conocida por “Diario de una adolescente” historieta de tintes autobiográficos y “Vida de una niña” la controvertida obra que narra el asesinato de una niña en Ciudad Juárez; Fabrice Neaud, que habló sobre su última obra “Mi diario” y el autor underground neoyorquino Spain Rodríguez, cuya adaptación al cómic de la figura del Che se publicará próximamente en EE.UU. en España sólo algunos de sus trabajos han sido publicados en la revista Víbora.

La música sonó libre como cada año en el veterano festival, “Avalanch” clavó la bandera del metal en el escenario central el sábado 12, “El Chojín” o la interesante “Shantel and Bukovina Club Orkestar” manifestaron la oferta para todo tipo de gustos que viene siendo costumbre, muy sana por cierto. Pero si hay algún género musical que sobresale en la música en directo de la Semana es el Rock en todas sus vertientes. El que tocaron las bandas en los escenarios de los bares mas “cañeros”, grupos normalmente de jóvenes asturianos, aunque siempre con alguna presencia de otras latitudes peninsulares. Mención aparte, como siempre cuando se habla de este infatigable músico, merece Rafa Kas, quien con su entrega habitual nos regaló con un concierto épico la noche del jueves. Hasta las 3:30 h. se prolongó el espectáculo, el cual no finalizó por deseo del cantante y su banda, sino por orden de la policía que se encargaba de desalojar el recinto sobre esa hora todos los días.

El plato fuerte (para un cinéfago como el que escribe) este año, fue la presencia del vampiro de habla hispana por antonomasia, el gijonés Germán Robles. El veterano e inmortal actor volvió a su Gijón natal para asistir a un necesario homenaje tanto a su figura como a toda la producción méxicana dedicada al mundo vampírico entre los años 50 y 60. Bajo el título de “Germán Robles, el Vampiro méxicano” se proyectaron las películas “El vampiro”, Fernando Méndez; “El ataúd del vampiro”, Fernando Méndez; “La maldición de Nostradamus”, Ferderico Curiel; “La maldición de Nostradamus II: El destructor de monstruos” Federico Curiel; “El barón del terror” Chano Urueta; “Los vampiros de Coyoacán”, Arturo Martínez y el estreno en Europa de “Bandfield killer. Sangre en la mondiola” de Guzmán Vila. Todo un paraíso de sangre, colmillos y sensualidad en unas obras que se anticiparon en años al carácter explícito de las películas de la Hammer.

Para completar el homenaje la organización tuvo el detallazo de editar un libro titulado “¡A mordiscos!” redactado por el omnipresente habitante de las sombras, Jesús Palacios, que un buen amigo librero tuvo la consideración de guardarme a buen recaudo. Con su rico y fluido estilo habitual, Palacios, hace un repaso a la cinematografía fantaterrorífica mexicana, comenzando su recorrido por el Drácula hispano de la Universal, con Carlos Villarías como conde.

Pues todo esto y mucho más ha dado de sí este año la Semana Negra. La juerga nocturna siempre indispensable, entre conciertos y cañones de cerveza. Las preciosas vistas, el mar a un lado y al otro la imponente e iluminada noria. Los coches de choque no los probé en esta ocasión, desde que viera “Choque” de Nacho Vigalondo me aterra la idea de pasar por algo parecido, el mercachifle este año eran los pitos locos y entre los “artistas” (poco que ver con los auténticos artistas que hay en la “Rambla” de Barcelona, por ejemplo) ambulantes había uno con un parecido más que razonable con el hombre misterioso de “Carretera perdida”. El característico olor a gofre y a parrilla acompañaba a lo largo del recinto haciendo imposible seguir cualquier tipo de dieta y se mirara donde se mirara había algún/a hortera con sombrero de paja haciendo publicidad de alguna bebida alcohólica. La pluma y la mujer de cabello cambiante encaramada a los libros daban como siempre la bienvenida al visitante y el cartel de la Semana Negra reposaba esta vez junto al mar. Todos estos pequeños detalles, toda esta riqueza de opciones es lo que hace única la experiencia de visitar la Semana Negra.

Pero bueno, alguno seguirá diciendo y/o escribiendo que aquí sólo hay ruido y bocatas de chorizo. Ya saben lo que dice el refrán: “No se hizo la miel…"

7 comentarios:

nexus.6 dijo...

"...para la boca del asno"

Estoy de acuerdo y de vuelta.

MarioBava dijo...

Joder que interesante parace esa semana..xdddddd...

Saludos

Jose

Kraven dijo...

Muy interesante, Bava. Me alegra tu regreso, Nexus.

Saludos!!

darkerr dijo...

Que bueno que la hayas pasado bien. Saludos.

nexus.6 dijo...

Si aun no os habeis paseado por Gotham en el estreno de "El caballero oscuro", os lo recomiendo.

Estoy gratamente impresionado

Un solitario con pipa y copa de coñac dijo...

Es una gran semana a la cual no he tenido ocasión de visitar nunca, pero... Fíjate tú, que yo creía que sólo era de literatura... Si además hay bocatas de chorizo y cine, es como si pusieran el paraíso a unos cuantos km de ná. xP.

Genial el artículo, muy completo.

Kraven dijo...

Gracias y saludos, Darkerr!!

Nexus.6: sí, me he pasado por Gotham, pero por allí no he visto ni a Christopher Nolan ni a Christian Bale, me pregunto dónde andarán metidos.

Ya sabes solitario, súbete un año y nos tomamos unas copas de coñac.