martes, 26 de mayo de 2009

VIII CERTAMEN NACIONAL DE CORTOS VILLA DE AVILES (Cuaderno de bitácora. Día 2.2)

22:30 h. de la noche. La sala de conferencias prácticamente llena. La expectación era máxima para la cita anual con cortometrajes delirantes, monstruos gigantes, risa floja, sangre, vísceras, escatología y caspa, mucha caspa (aunque este año la calidad de algunos trabajos fue más que notable). Como sabiamente dijo el maestro de ceremonias, Borja Crespo. No teníamos otra cosa mejor que hacer (y jamás la tendremos).

La sesión estaba maquiavélicamente estructurada para que el escalofrío fuera en aumento.

Un poco de humor, por supuesto poco convencional, nos abría el apetito.

“Canguros” de Borja González Santaolalla.

Un viaje en coche el fin de semana es el momento que aprovecha Johnny, calzonazos de manual, para decirle a su novia lo que piensa realmente de su relación. Una divertida visión de las jóvenes parejas contemporáneas españolas. La actuación de Gorka Otxoa (master en calzonazos con su personaje en la serie “Cuestión de sexo”), como siempre, impagable.

Aquí os dejo el teaser.




“Made in Japan” de Ciro Altabás

Hay que ver lo que nos inventamos los hombres para justificar nuestra ausencia a una cita. Historia rocambolesca y exótica la que se monta el protagonista… ¡Con viaje a Japón incluido!, para conocer… Bueno, eso mejor no se lo cuento.

Exteriores en el lejano oriente, mucha imaginación y poco sentido del ridículo (lo cual se agradece enormemente). Una comedia para gente sin complejos.

Fíjense que el logo de la productora, ya promete mucho.




“Maquetas” de Carlos Vermut (Gran premio del jurado a la mejor película de Notodofilmfest).

Una propuesta tan simple como poco explotada. Falso documental que juega con las emociones del espectador. Una demostración de lo fácil que puede llegar a resultar conseguir la lágrima fácil del espectador. Algo que en España gusta bastante, Amenabar es un claro exponente. El final del corto nos da a todos una lección, se ríe de nosotros y con nosotros… ¡No nos dejemos engañar por el dramón fácil y lacrimógeno!



“Mi mejor amigo” de Max Calavera

Blanco y negro, pocas palabras y un gamberro sentido del humor. Un nerd a la española no se da por vencido en su conversación con “su mejor amigo”.



“Las bromas que gasto a mis amigos”

Representación ficticia (o eso espero) de una broma al más puro estilo Jackass. Blanco y negro, acción ralentizada y música clásica. Pura caspa estilizada.



Tras esta sucesión de variopintas comedias se dio paso a los cortometrajes puramente gore, momento esperado por la troupe de fanáticos del higadillo que nos dábamos cita.

Antes, un trabajo de ciencia ficción más propio del arte y ensayo que nos dejó boquiabierto a más de uno.

“Die Schneider Krankheit” de Javier Chillón.

La acción se sitúa en 1958 en la Alemania occidental. Una cápsula espacial soviética aparece en mitad del campo. Su único tripulante es un simio portador de un virus que rápidamente comienza a extenderse entre la población.

Rodado como si se tratase de un documento real para informar, prevenir y animar a la población de la época. El equivalente al NO-DO en Alemania.

Efectiva utilización del blanco y negro, impecables actuaciones, música misteriosa característica de la sci-fi norteamericana de los 50, acertado uso del maquillaje en la creación de criaturas. Todo ello, unido al tremendista argumento, crean una pieza desasosegante y bizarra a partes iguales.

Aquí os dejo el trailer




“The Werepig” de Samuel Ortí Martí

¡Qué grande es el gore! Relato de animación Stop-motion que caricaturiza a los turistas norteamericanos. Dos nerds que podrían haber sido sacados de “Road trip” no dejan de incordiar al resto de pasajeros en un autobús que va de Levante a Galicia. Expulsados del vehículo se refugian del sol en una casa cercana a la carretera, donde dos lugareños aparentemente amables les dan cobijo, agua y comida.

Relato que parodia películas como “La matanza de Texas”, “Hostel”, “Turistas”, “Ovejas asesinas” o “Un hombre lobo americano en Londres”. Fast food frente a gastronomía galega. Luna llena, cerdos, mutaciones, sangre y mucha mala leche, en esta desternillante comedia gore.



“Zombies & cigarretes” de Iñaki San Román y Rafa Martínez

Un centro comercial se ve asediado repentinamente por una horda de muertos vivientes. La premisa del “Zombie” de Romero pero con un apocado dependiente como protagonista. Xavi, que así se llama el chico, tiene dos misiones: Acabar con los zombies y conquistar a su compañera Carol.


“Awakening Zombies” de Sr. Guijarro

Un joven queda con dos amigos en la puerta de un pub de la ciudad. La espera le obliga a entrar en el baño sin prestar mucha atención a la fauna que frecuenta el local. Una vez sale del excusado se da cuenta que está en medio de una refriega a muerte entre zombies y cazadores. Al día siguiente, aún conmocionado se lo cuenta a sus amigos, que en un principio no parecen creerle.

Una variación de “Abierto hasta el amanecer” versión zombie. Los diálogos no poseen la calidad de los del guión de Tarantino ni los FX los creó Tom Savini, pero se pasa un buen rato con su visionado.


“Treevenge” de Jason Eisener

Lo mejor de la noche. Un relato demencial que no deja títere con cabeza (cuando lo vean verán que la frase le viene al pelo) Los abetos, hartos de sufrir el martirio de la tala año tras año por una estúpida tradición deciden rebelarse. La clase media norteamericana ha metido en sus hogares su enemigo más encarnizado. Sadismo, gore y ultra-violencia. Un homenaje al mal gusto. ¡Green revenge!

Os cuelgo uno de los mejores momentos del cortometraje



“Los psychokillers de Dios” de Mikel Usoz

¿Qué pasaría si Bud Spencer y Terence Hill se hubieran dedicado a aleccionar a nuestros jóvenes predicando la palabra del señor? Eso es lo que van a vivir en sus carnes tres jóvenes que pasan el rato en un banco mientras beben, fuman porros y utilizan un lenguaje que a algunos individuos puede parecer blasfemo.

Ostias como panes para calmar los ánimos juveniles.


“Videoclub” de R. Domínguez, J. Manzaneque, Mc Gregor

Todos alguna vez hemos sufrido la mirada de ira del dueño del videoclub cuando devolvíamos una película alquilada el día anterior pasadas las 24horas pertinentes. Esta situación es llevada al extremo en este cortometraje protagonizado por Julián López (Vicentín), que interpreta al atemorizado cliente y Mauro Muñiz (Don Mauro), en el rol de “Dimitri” el dueño con malas pulgas que incluso trafica con mafias coreanas.

A medida que la tensión aumenta entre los personajes, el videoclub funciona como un banco en una película de atracos. Nadie puede salir del recinto, al menos si quiere salir con vida. Unos personajes secundarios convincentes, diálogos ingeniosos que recuerdan a los primeros Tarantino y Guy Ritchie y unos efectos especiales más que convincentes construyen este relato de acción acelerado y canalla.

¡Disfrútenlo!






“La maldición de los hombre triángulo” de Pablo Llorens

Excelente trailer falso que mira con nostalgia la ciencia ficción de la serie b de los años 50. Unos efectos especiales alucinantes y alucinógenos para una trama extraterrestre con “triángulo” amoroso incluido. Pura delicia kistch.



“Mandarinas” de Mikel Usoz

Nunca te comas las mandarinas de un compañero de trabajo sino quieres acabar acribillado a preguntas. Mala leche y malos modales en este cortometraje de big.fat.disgusting.