martes, 27 de octubre de 2009

HALLOWEEN 6. THE CURSE OF MICHAEL MYERS


“Halloween 6. The Curse of Michael Myers”
Director: Joe Chappelle
Guión: Daniel Farrands
Intérpretes: Donald Pleasence, Paul Rudd, Maianne Hagan, Mitch Ryan, Kim Darby, Bradford English, Keith Bogart, Maiah O’Brien, Leo Geter, J.C. Brandy, Devin Gardner, Susan Swift, George P. Wilbur, Janice Knickrehm, Alan Echeverria, Hildur Ruriks, Sheri Hicks, Tom Proctor, Bryan Morris, Lee Ju Chew, Raquelle Anderson, Kritine Summers, Elyse Donalson, A. Michael Lerner
(EE.UU, 1995)

Seis años después de las últimas tropelías del desdibujado Myers, al que habíamos visto incluso llorar en la infame “Halloween 5”, Moustapha Akkad, vuelve impunemente a producir un producto cuya desvergüenza deja en mera anécdota el desaliñado producido a raíz de la segunda entrega.

“Halloween 6” cierra una de las sagas que forman la irregular franquicia. Enlaza directamente con el psicotrónico origen de la maldad de Myers que comenzaba en la cuarta entrega, continuaba en la quinta y llegaba a la cima del esperpento con la construcción de la gratuita e innecesaria mitología creada en esta película.

Dando por sentado que el que haya llegado hasta aquí y esté dispuesto a leer la reseña está familiarizado con el Universo Myers, ha visto ya todas las películas de la saga e incluso habrá ido leyendo todas las reseñas de las películas anteriores, me permitiré la licencia de destripar completamente (o casi) el argumento de esta entrega en la sinopsis.

Aquellas personas que no hayan visto la película y tengan deseos de verla ruego se lo piensen dos veces antes de sumergirse en este aberrante laberinto de endogámicas pasiones sangrientas. Si quieren ahorrarse el suplicio pueden leer este resumen que es bastante más rápido que desperdiciar hora y media en el visionado de la cinta o, si son tan valientes e inconscientes como un servidor pueden armarse de valor, pasar de esta redundante reseña y ver esta obra maestra no intencionada del peor cine que nunca habían osado imaginar.

Añadir que esto no es un ejercicio de SPOILER gratuito. Sencillamente creo que en el delirio y desfachatez del guión de éste Halloween se encuentra condensado lo peor y lo mejor de la película y de la propia franquicia a partir de la segunda entrega. El culebrón Michael Myers se ha salido tanto de madre que el personaje ha acabado convirtiéndose en una caricatura, un personaje más cercano al papel del cómic que al celuloide.

Toda la genealogía de personajes, desde los Myers hasta los Strode pasando por los amigos y familiares de ambas familias que han sido víctimas de la rabia de Michael, y el cuasi eterno Dr. Loomis como némesis del enmascarado se unen de una u otra manera en esta entrega que pone fin al delirio con una explicación al origen de Michael Myers que ríanse ustedes de los simplones orígenes de Lobezno.

Origen que queda plenamente explicado, bien masticadito, al final de la película y que me reservo, pues considero que eso si que hay que verlo para creerlo. Sólo comentar que consiguen convertir al pobre Myers de lobo a corderito en un abrir y cerrar de ojos, para luego volver a convertirlo en lobo. De todas formas tampoco hay que tomarse muy en serio esta conclusión pues en la siguiente película, “Halloween H20”, la saga vuelve a entroncar con la segunda entrega, desechando, acertadamente, todo lo realizado a partir de la cuarta.


Valorar cualquier aspecto técnico o artístico de la producción me parece absolutamente superfluo teniendo en cuenta que la auténtica fuerza, perdón, la auténtica risa de esta película reside en el asombroso culebrón que rodea la vida (anti)social de Michael Myers. Sin más demora, entremos en materia.

Sinopsis:

30 de octubre de 1995. Jamie, la sobrina de Michel Myers lleva seis años presa de una extraña secta dedicada a la magia negra, desde que su tío escapó de prisión ayudado por un misterioso hombre de negro. Acaba de dar a luz a un niño y ayudada por otra secuestrada consigue escapar. El líder del grupo ocultista envía a un esbirro tras sus pasos que resulta ser… ¡Michael Myers!

Haddonfield se prepara para Halloween. En la antigua casa que Myers gusta visitar en tan señalada noche viven Kara y su hijo Danny, miembros de la familia Strode, junto a sus padres. En la casa de enfrente un joven está obsesionado con la figura de Myers. Se trata de Tommy Doyle, el niño que Laurie Strode cuidó aquella terrorífica noche de 1978.

La figura de Myers se ha hecho tan famosa que un programa nocturno de una radio local le dedica su emisión. El Dr. Loomis, ya retirado, se encuentra a la escucha, así como Kate y Tommy (se ve que la noche en Haddonfield no es muy animada si Myers no anda suelto), cuando Jamie, resguardada en la estación de autobuses llama histérica al programa pidiendo auxilio. La pobre sobrinita no conseguirá su objetivo y acabará trinchada por una afilada máquina en un cobertizo con la inestimable ayuda de su tío. Sin embargo su llamada sirve para poner en alerta al intrépido Loomis, que unido a su amigo, el Dr. Wynn, intentará una vez más asesinar al psicópata. Sobre todo después de que Tommy quien encontró al bebé de Jamie con vida antes de que lo hiciera el psicópata le ponga en alerta.

Paralelamente, Danny, que es sólo un niño comienza a tener visiones en las que (el más que cargante) hombre de negro le arenga para que comience a matar a la gente.

Noche del 31 de octubre. El popular locutor radiofónico se presenta en Haddonfield y pretende grabar su programa en la antigua casa de Myers, dónde ahora viven los Strode, que previamente han sido liquidados por el psicópata. El reguero de asesinatos comienza en la desesperada ansia de Myers por recuperar el bebé. Cuando por fin Kate, Danny, Loomis y Tommy consiguen ponerse a salvo los miembros de la secta les descubren arrebatándoles nuevamente el bebé, pieza crucial para sus oscuros planes. Michael Myers como supondrán no se estará quieto y será el protagonista del rocambolesco desenlace.

Pues bien, más o menos éste es el resumen de lo acontecido en este nuevo asalto de The Shape a las pantallas. El responsable de esta cima de la indecencia es Joe Chapelle, quien después dirigiría “Hellraiser: Bloodline” y desde el año 2002 viene produciendo y dirigiendo capitulos para la serie “C.S.I. Miami”.

La necesidad de buscar un origen al mal innato en Myers es la principal causa que hace naufragar la saga desde su segunda entrega. En un intento del más difícil todavía, ésta última parte del peculiar desafiado cae en el ridículo más absoluto al mezclar magia negra, ritos celtas, ciencia y una trama conspiratoria para explicar el origen del personaje de Myers. El desinterés por la trama sobrevuela toda la película en una cinta, por otra parte, rodada con bastante desgana.

Únicamente la presencia de Donald Pleasence en la última encarnación del Dr. Loomis (moriría poco después de finalizado el rodaje), quien respira un aire crepuscular propio del escepticismo que ha ido creciendo tras años de lucha contra Michael Myers, justifica el visionado de esta entrega en la que los niveles de aburrimiento, truculencia barata y el tramposo guión erigen esta obra como la peor, se dice pronto, en la filmografía de “Halloween”.

Nada que rescatar en el resto del plano reparto, ni siquiera se nos obsequia con aquellos gratificantes desnudos tan recurrentes en los ochenta. Los mojigatos noventa hacían aparición en la saga, al igual que en su, aún más, encorsetada sucesora… Aunque eso ya es otra historia.



Pregunta de examen ¿De quién es el hijo de Jamie?. ¡Hagan sus apuestas!


5 comentarios:

Santi dijo...

Coincidimos en todo, macho. Como ya te comenté en la anterior reseña creo que esta 6ª película es la peor de la saga, siguiendo la línea descendente desde la 4ª cinta (ya te digo que la tercera no la cuento) y tocando fondo.

Como bien dices, 6 años pasaron desde la anterior película, pero eso no les impidió desarollar la absurda teoría demoníaca (igual que Jason en su novena y aborrecible cinta, "El Viernes Final", parece ser que por aquel entonces estaría de moda los ritos satánicos) y hacen bastante hincapié en eso, dándole una importancia que no es necesaria ni demandada al orígen de la figura de Myers (¡que simplemente es un demente prófugo del instituto mental, joder!), y creo que el caos queda patente cuando se reconoce que hubo una decena de borradores del guión antes del definitivo.

Una lástima que fuera la última aparición del gran Donald Pleasence, en una película donde solo se limita a perseguir como a un loco a Myers y de la que no llegó a ver el estreno. Esta sexta película se hace hasta aburrida, sigue teniendo el tono nostálgico, pero es una repetición de sí misma constante, y la tensión es CERO ABSOLUTO. Es una entrega imperdonable, coincidimos en todo Kraven, menos mal que hicieron un reset en la siguiente, "Halloween H20", que no es que sea mucho mejor, pero por lo menos abandonan la paranoica vía que estaba tomando la saga.

PD: Ojalá algún día se decidan a hacer lo que John Carpenter tenía pensado para la 2ª o 3ª película, es decir, una cinta en la que se prestaba atención a los efectos que la existencia de Mike Myers había causado a Haddonfield, algo así como una especie de "La Pesadilla Final de Freddy" pero sin tanto elemento sobrenatural ni fantástico. Recientemente la genial y original "Behind the Mask: The Rise of Leslie Vernon" (¡NO TE LA PUEDES PERDER!) acabó tomando una senda parecida con gran éxito.

Gran resumen, como siempre. No me has decepcionado y le has plantado cara a esta terrible "Halloween VI. La Maldición de Michael Myers". ¡Felicidades! XD

Azirafel dijo...

Yo no la he visto, así que acerca de la película no digo nada. De hecho creo que si quiero mantener mi maltrecha cordura lo mejor es que no la vea siquiera. Conociéndome lo de la maldición celta seguro que me hace gracia y todo. :P

Ahora bien, me ha marcado el que hay varias versiones porque resulta que la acabaron, la probaron con las audiencias y los resultados fueron tan malos que se pusieron a remontar y regrabar, con tantos huevos que al final la película pasó de 131 minutos a 88. Casi nada.

Pero lo más dantesco viene de que luego llegaron a publicar una versión del productor que dura 91 minutos y tiene 43 diferentes a la versión cinematográfica original.

Un caos salvaje, vaya. La verdad es que si no fuera por la embolia que le puede producir a uno dan ganas de verse las dos versiones a ver en qué cambian. ;)

Kraven dijo...

Santi: Sí!! El absurdo origen de Myers con esos tintes ocultistas hermana direcamente con esa otra cinta de Jason, otra coincidencia más entre dos sagas a la deriva.

Lo de Pleasence fue una gran pérdida para el fantástico. Para mí el hombre está más que digno a pesar del pobre guión. Tiene una frase demoledora en su primera aparición, aunque no sé si es cosa del doblaje. En la radio alguien pregunta que fue del Dr. Loomis, si ese viejo chalado se habría muerto, Loomis gira su silla y mirando a cámara nos suelta: "No estoy muerto, sólo absolutamente retirado".

El reset de "Halloween H20" se agradece y mucho. Es gracioso como enlazan con el final de la segunda entrega como si el resto de la saga no existiera. El comienzo con ese homenaje a Pleasence y su personaje es muy emotivo. A mí me resulta una peli bastante correcta con un enérgico regreso de Jamie Lee Curtis.

Estaría genial una iniciativa de ese tipo con un tono realista. Sería genial un falso documental con entrevistas a las familias de las vícitmas de Myers y por otro lado fanáticos obsesionados con su obra.

Me apunto esa peli que me recomiendas.

Gracias por pasarte y por comentar.

Azirafel: Hay un montón de escenas que no están en el metraje de 88 min. que es el que yo he visto. Lo único que sé es que hay un montón de escenas explicativas que no aparecen en la versión comercial. SPOILER. Como una en la Michael Myers viola a su sobrina para dejarla embarazada por orden del hombre de negro!!!. Lo que explica el ansia de la organización por recuperar al bebe pues fue concebido única y exclusivamente como nuevo recipiente de contención del mal, con inmejorable herencia genética. ¡Endogamia diabólica!

No te quepa duda que como me haga con la versión extendida la veré y la comentaré.

P.D: Ya tengo una de las joyitas para la Halloween Session a punto y a la otra le queda muy poco para estar en mi poder.

Quimerico Inquilino dijo...

Joer, leído lo leído, mejor me quedo en la cuarta que es la última de la saga que ví.
Bueno la del "Halloween agua" también la ví y hasta me entretuvo sin ser gran cosa.

Buen post, compañero

ONIRICOSIS dijo...

EXELENTE BLOG: VISITA MIS TRABAJOS (SHORT FILMS) EN MI BLOG

ES:

http://oniricosis.blogspot.com