miércoles, 7 de octubre de 2009

HALLOWEEN II

“Halloween II”
Director: Rick Rosenthal
Guión: John Carpenter, Debra Hill
Intérpretes: Jamie Lee Curtis, Donald Pleasence, Charles Cyphers, Jeffrey Kramer, Lance Guest, Pamela Susan Shoop, Hunter von Leer, Dick Warlock, Leo Rossi, Gloria Gifford, Tawny Moyer, Ana Alicia, Ford Rainey, Cliff Emmich, Nancy Stephens

Sinopsis:

Es la noche de Halloween de 1978 en Haddonfield (Ilinois). El psicópata Michael Myers, con su inseparable máscara blanca, es abatido por los disparos del Dr. Loomis tras acabar con la vida de tres personas y herir en el pecho a Laurie Strode, la fuerza del plomo contra su cuerpo le hace caer al vacío desde el primer piso. Sorprendentemente Myers se levanta y escapa del lugar del crimen. El Dr. Loomis con la ayuda del Sheriff Bracket intentará dar caza al asesino antes de que se cobre nuevas víctimas. Laurie Strode, que se encuentra interna en el Haddonfield Memorial Hospital, es atendida por un médico borracho y un personal que deja bastante que desear mientras Myers se acerca al lugar para terminar lo que empezó. El Dr. Loomis patrulla las calles dando palos de ciego en una noche en la que la mayoría de la gente va disfrazada, incluso algún individuo porta la misma máscara blanca que el asesino, hasta que las pistas le hacen comprender que Myers sólo puede dirigirse hacia el hospital para acabar con la vida de Strode. ¿Conseguirán terminar con la orgía de sangre?.

Esta secuela se encuentra muy lejos de la calidad fílmica de su antecesora que se erigió en obra fundacional de todo un subgénero que hoy en día continúa teniendo legiones de fans y obteniendo pingües beneficios en taquilla a través de secuelas, remakes, (ya sean de la saga original de Halloween o de otros slashers de la época) y sucedáneos que intentan imitar o simplemente se inspiran en el original. A pesar del considerable bajón de calidad la obra es de obligado visionado para el aficionado. La mitología de Michael Myers comienza en esta entrega, (aunque muchos opinen, no sin razón, que queda absolutamente destrozada), al menos tal y como la conocemos hoy en día después de nueve películas sobre el personaje, en realidad ocho sin contar la última incursión de Rob Zombie en la nueva saga. Recordemos que “Halloween III: season of the witch” es una historia totalmente independiente que no guarda relación alguna con la saga, simplemente su desenlace se produce durante la noche de Halloween. Es en “Halloween II” dónde se explica el origen de la obsesión de Myers por Strode, de hecho la película es en realidad el final lógico de la saga que se retomaría de manera delirante en “Halloween 4”, ya sin la presencia de John Carpenter en el proyecto.

Tras el inesperado éxito de taquilla (50 millones de dólares) que supuso su predecesora “La noche de Halloween”, un filme de terror barato (sólo costó 300.000 dólares y se rodó en veinte días) sin ninguna pretensión, los productores quisieron sacar tajada y crear una saga completa de películas de Halloween. La intención del director, guionista y músico de la primera entrega, John Carpenter, era realizar una serie de historias independientes que tuvieran como denominador común su desarrollo durante la noche de Halloween. La popularidad de The Shape, (el psicópata con mono de mecánico y máscara de fantasma más conocido como Michael Myers), el Dr. Loomis y Jamie Lee Curtis, (icono sexual tras la primera entrega), entre la audiencia provocaría que los productores desecharan la idea de Carpenter para construir una secuela que concluyera el final abierto de la primera película.

Retomando la acción dónde lo dejaba el anterior filme, toda la historia se desarrolla durante la misma noche, prácticamente a tiempo real. Myers anda suelto y como es lógico sembrará de cadáveres la pantalla con su enorme cuchillo. Todo aquel que se interponga entre él y su objetivo final, Laurie Strode, será brutalmente asesinado. Respondiendo al clásico cliché de secuela de exitoso título de terror, en “Halloween II”, hay mucha más sangre que en la primera entrega, lo que no quiere decir que haya mayor tensión o que nos produzca mayor terror o desasosiego que la primera parte, más bien todo lo contrario. La larga serie de asesinatos pergeñados por Myers en esta secuela (algunos de ellos muy imaginativos, todo hay que decirlo. Genial la escena del jacuzzi o el uso que hace The Shape de las agujas hipodérmicas) no logran conseguir la atmósfera amenazante del original. Pasamos de temer la muerte de los protagonistas a esperar con tedio que acabe con todos para ver el desenlace.

La labor de Rick Rosenthal en la dirección tiene buena parte de culpa de esta falta de tensión. A pesar de que el guión sigue estando firmado por John Carpenter y de que se utiliza la misma banda sonora que tan buenos momentos nos hizo pasar en la primera aventura de Myers, el realizador se muestra inoperante en la creación de atmósferas que creen auténtico terror. Salvo un par de escenas (la aparición de Myers tras la enfermera Karen tras descubrir ésta el cadáver de su amante. La irrupción de The Shape en una casa mientras la anciana propietaria ve el resultado de su matanza por televisión) la sensación de terror que nos producía el misterioso personaje desaparece en esta continuación.


Sería injusto cargar al director con toda la culpa, el propio Carpenter, (ayudado por su mujer, Debra Hill), con un flojo guión, cuya esquelética base argumental y falta de ideas impide un desarrollo interesante de la trama más que esperar la siguiente víctima de Myers, condiciona en gran medida la labor del realizador. Los culpables, como casi siempre, son los productores, quienes sacrifican el interesante e hipnótico punto de partida del original en busca de una explicación lógica a las acciones de Myers, banalizando el diabólico personaje que personificaba el mal en estado puro hasta convertirlo en un vulgar psicópata. La búsqueda de dinero fácil en taquilla impidió al genial personaje de “La noche de Halloween” pasar a la historia como merecía.


El desarrollo de la cinta se torna previsible en cuanto descubrimos las motivaciones de Myers. El aumento del número de asesinatos o la truculencia de su ejecución no son sinónimos de un mayor impacto, lo único que se consigue es que la película pierda empaque, dejando a un lado la sobriedad y frescura del original para caer en el reclamo barato de las masas a través de mayores dosis de sangre y sexo. Se apela a las bajas pasiones del espectador ignorando su inteligencia. Sobre este particular destaca la presencia de Pamela Susan Shoop en el papel de enfermera fácil y sexy que hará las delicias del respetable mostrando la perfección de su torso. Como todo aficionado al subgénero sabe las consecuencias serán funestas.


A pesar del simplista argumento y del tedioso desarrollo de la trama la parte final de “Halloween II” resulta sumamente interesante. El inagotable y astuto Dr. Loomis no descansa en la persecución de Myers, convirtiéndose más en un pistolero loco que en un psiquiatra preocupado por lo que un demente pueda hacerle al pueblo de Haddonfield. Es de agradecer el macarrismo del que Carpenter dota a su personaje, comparable al James Woods de “Vampiros: Los muertos”, un maquiavélico Van Helsing al que no le importan las formas, ni la ley, y que vive tan sólo para detener al malvado. Donald Pleasence brilla con luz propia en el personaje más jugoso del guión. Jamie Lee Curtis con un papel secundario durante el desarrollo retoma el protagonismo en la parte final brindándonos los mejores momentos en su agónica huida del psicópata. La vibrante escena final en el interior del hospital enfrenta a ambos protagonistas con el asesino en lo que resulta con diferencia el mejor momento del filme.


Si no les gusta el subgénero de psicópatas huyan de esta película, si por el contrario disfrutan viendo correr la sangre de adolescentes con las hormonas alteradas, o han visto la película original y , aún a riesgo, de que les destrocen el personaje quieren ver la continuación de la sangría de Myers en Haddonfield no duden en ver el ensalzamiento (o caída) del mito.
Ideal para la noche de Halloween de nostálgicos ochenteros, completistas de sagas y fanáticos de los psicópatas enmascarados.

8 comentarios:

Azirafel dijo...

Qué mala que es Halloween II. En serio que me parece que tu trabajo buscándole cosas salvables es digno de encomio, sin coñas, pero es que no hay por donde cogerla.

A Myers lo convierten en un asesino tarugo de slasher, cambian la tensión por sangre gratuita y encima la dirección es montonera por ser suaves.

Un despropósito absoluto, vaya.

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Es mala, sí, pero es buena comparada con la mamarachada que Rob Zombie ha hecho con Halloween II. ¿Será la maldición de las segundas partes?
Saludos

Fantomas dijo...

La saga en general de Halloween es bastante mediocre (salvo la primera parte claro está). Esta película es bastante regular, aunque a mi gusto es un poco mejor que el resto de las entradas de la saga.

Saludos.

GeckoBrother dijo...

Bien, a mí me parece una secuela bastante interesante. La primera parte era un prodigio del terror elegante, con gran uso del scope, enormes planos (Carpenter rueda panorámicas como nadie)y sensacional ritmo. La segunda parte adolece de eso, pero es un buen slasher, continuando perfectamente la trama anterior y respetando con mucho encanto los tópicos del subgénero. Y por cierto, Carpenter rodó algunas escenas.

De la saga, me parecen muy destacables Halloween 3 y 4. La 3 es una película de género tremenda, con un inicio apoteósico y un cocktail de conceptos genial y con toneladas de encanto. Muy olvidada injustamente, la dirige Tommy Lee Wallace, uno de los íntimos de Carpenter. La 4 es como una especie de reseteo de la saga con una trama nueva que continuaría en la 5 pero se obviaba en H20 (otra secuela que no está mal) era un slasher bastante decente.

Y adoro el remake de Rob Zombie, aportó al film original brutalidad y suciedad respetándolo en todo momento. Ganas hay ya de ver la secuela.

Saludos!

Kraven dijo...

Azirafel:

No me parece tan mala, el problema es su predecesora, una obra maestra, que deja en pañales este correcto slasher.

El misterioso personaje de Myers pierde parte de su fuerza por sobrexplicación, está claro, pero su presencia sigue siendo amenazante. Lo de tarugo me parece demasiado, además, los villanos del subgénero no es que se caractericen por un cerebro privilegiado.

Crowley:

Baja mucho el nivel de la primera, está claro, pero no hasta el punto de ser una mala película, por lo menos no es un mal slasher. Aburrida en determinados momentos pero con otros rescatables y, sobretodo, interesante en cuanto al culebrón Strode-Myers.

La de Rob estoy esperando a que la estrenen en cines. Soy seguidor de Zombie, cualquiera que se pase por aquí de vez en cuando se habrá dado cuenta. Hasta el momento me han gustado mucho sus tres largos, remake de Halloween incluído. En cuanto vea "H2" comentaré mis impresiones.

Fantomas:

Para mí es la mejor saga, dentro del slasher norteamericano de los 80, con diferencia, y eso que siento debilidad por Freddy Kruger.

"Halloween 2" lejos de ser una maravilla me parece un producto correcto, aunque mi preferida es la tercera parte, por la original desconexión que hace con el resto de la saga.

Gecko Brother:

Totalmente de acuerdo en tu valoración de la secuela, desconocía que algunas de las escenas estuvieran dirigidas por el propio Carpenter.

Coincido también con lo injusto del olvido de "Halloween 3", la cuarta entrega no me causó tan buena impresión.

En cuanto al remake de Zombie le da ese punto malsano tan caracterísitco de sus obras, esa violencia realista sin ningún asidero para el espectador.

Saludos y gracias por vuestros comentarios.

Azirafel dijo...

Lo de las escenas de Carpenter es una coña fina. Básicamente según el amigo Rosenthal fue Carpenter el que se cargó la película porque metió más escenas sangrientas y se cargó su meticulosamente trabajado ritmo. Toma ya. Lo único cierto es que las escenas más explícitas son cosa de Carpenter, pero el ritmo me parece que debía ser ya intragable originalmente.

Por cierto que espero a ver qué dices de manera más desarrollada sobre "Halloween 3", que divertida es un rato largo.

GeckoBrother dijo...

Yo también apoyo una entrada en el blog exclusiva de Halloween 3, jeje. A mí me encanta.

Sobre lo de Halloween II y Carpenter, lo que leí por ahí es que el montaje final de Rosenthal ni parecía una película de terror, así que Carpenter tuvo que meter mano con una escenas, como bien apunta Azirafel, de altas dosis de gore.

Por cierto que Rosenthal, dirigió una secuela de Los Pájaros de Hitchcock con Chelsea Field, con el pseudónimo de Alan Smithee, lo que quiere decir que el rodaje debió acabar con un espolín tremendo. Volvía a salir Tippi Hedren y todo.

Kraven dijo...

No sufráis por lo de "Halloween III", a lo largo de la tarde (o noche) de hoy colgaré el artículo. Es una de mis preferidas de la saga.

Veo que estáis puestos con el rodaje de "Halloween 2". Pues si las escenas más explícitas (lo mejor de la peli) fueron rodadas por Carpenter el bueno de Rosenthal se lució en todos los aspectos (nótese la ironía).

Esa secuela de los pájaros tengo que verla cuanto antes, tiene pinta de dar mucho miedo sin quererlo.

Gracias por vuestros enriquecedores comentarios. Os emplazo a la próxima sesión de Halloween.