viernes, 2 de octubre de 2009

JENNIFER'S BODY


“Jennifer's body”
Director: Karyn Kusama
Guión: Diablo Cody
Intérpretes: Megan Fox, Amanda Seyfried, Johnny Simmons, Adam Brody, Sal Cortez, Ryan Levine, Juan Riedinger, Colin Askey, Chris Pratt, Juno Ruddell, Amy Sedaris, Cynthia Stevenson
(EE.UU, 2009)

Sinopsis:

Needy, una joven y aplicada estudiante, lleva una vida tranquila en la pequeña localidad de Devil's kitlle junto a su novio Chip y su popular amiga Jennifer, la capitana de las animadoras. Amigas desde la infancia en la actualidad no tienen nada en común, la humildad de Needy contrasta con el carácter egocéntrico y caprichoso de Jennifer. Cuando “Lost Shoulders”, una banda de rock de ciudad, se desplazan hasta el garito del pueblo, el Melody Lane, para dar un concierto, Jennifer arrastra a su amiga al evento. Cuando la banda comienza el concierto el local se incendia reduciéndose a cenizas en cuestión de minutos y causando la muerte de la mayoría de los asistentes. Jennifer y Needy consiguen salir con vida, al igual que los integrantes de “Lost Sholuders”, quienes invitan a las jóvenes a la furgoneta, Needy rehúsa pero Jennifer no duda en acompañar a los rockeros. La preocupación de Needy por el estado de su amiga aumenta cuando recibe una inesperada visita en mitad de la noche, a partir de este momento ya nada volverá a ser como antes.

La productora Fox Atomic unida a los nombres de Jason Reitman y Dan Dubiecki, (responsables de Juno), el libreto de Diablo Cody y la presencia de la irresistible Megan Fox en el papel de una animadora poseída por Satán con insaciable sed de sangre, hacían que un aficionado heterosexual al las comedias negras y al cine de terror no pudiera dejar pasar la oportunidad de ver “Jennifer's body” en el cine. La producción tenía todos los ingredientes necesarios para hacer coincidir en una misma sala a los fanáticos del cine de terror adolescente, los amantes de la actual comedia indie norteamericana y los seguidores incondicionales de Megan Fox (varones heterosexuales entre 13 y 50 años). ¿Por qué entonces está película ha sido un fracaso en los U.S.A?.

Los pobres resultados obtenidos en taquilla, unidos a ciertas críticas al otro lado del Atlántico y el insustancial trailer oficial nos había quitado la ilusión a aquellos que estábamos entusiasmados hace meses con este proyecto que ponía al icono lúbrico por antonomasia del cine actual al servicio de una trama satánica absolutamente delirante sin escatimar en bidones de sangre. El despertar de las carteleras nos hacía escoger otros proyectos, a priori de apariencia más sólida, y no arriesgarnos a tragarnos un bodrio sobre una masacre de teens en la High School sólo por ver las virtudes anatómicas de la Fox. ¡Pero que desconfiados somos!. Desconozco a que se debe la mala acogida de esta gozada de espíritu gamberro que es “Jennifer's body”, quizá sea por el excesivo y forzado protagonismo, para bien o para mal, que desde todos los medios de comunicación se le da a su estrella principal, convertida en un atracción mediática desviando la atención del público de su carrera cinematográfica. Puede que entre la publicidad de los medios y el divismo de la joven hayan convertido su nombre en veneno para la taquilla, lo que es una pena porque impide que películas tan notables, sorprendentes y gratificantes como ésta pasen desapercibidas para la mayoría de la audiencia.




Los elementos sobre los que se construye el filme no son nuevos para el público, por muy pocos kilómetros de celuloide que lleve sobre sus retinas, tenemos la High School con su rompedora animadora, aquella de las que todas las chicas quieren ser amigas y con la que todos los chicos quieren acostarse, su mejor amiga sirve como perfecto contrapunto: el patito feo, la empoyona, etc... Por otro lado se sitúa la luciferina banda de Rock and Roll que viene de la ciudad a pervertir a los devotos provincianos con su música estridente, su ambiguo look y su perversa puesta en escena., ¿recuerdan aquellas películas ochenteras sobre rock satánico? Aquí se comentó una no hace mucho, “Black Roses”. Como los tiempos que corren son más blanditos se aparca el rock duro, las greñas, y las chupas de cuero, para abrazar el pop rompe-bragas, las corbatas y el cuidado toque de rímel. Otro elemento básico en el cocktail es el elemento fantástico, las ciencias ocultas siempre fascinan a la audiencia más joven y aseguran una buena recaudación en taquilla, cabría destacar la impresionante sección ocultista que existe en todas las bibliotecas de instituto de los EE.U.U, aquí en España como mucho tendríamos un par de libros de J.J. Benítez o, con peor suerte, algún panfleto del infame Iker Jiménez.

Partiendo de estos topicazos la película podría ser un bodrio insufrible si se tomara en serio así misma, pero el ingenio de Diablo Cody, (quien parece haber firmado un pacto con el maligno para esquivar el estereotipo), parodia con mala leche los códigos del género sin dejar de respetar su esencia. Los diálogos son descarados y escupen al espectador sin rodeos, destacando el personaje de Jennifer que no tiene pelos en la lengua. Contestaciones del tipo “Cómeme la almeja” que sonaría cutre y ordinario en cualquier teleserie española son palabras celestiales (o diabólicas) que te impiden parar de reír en boca de Megan Fox. Las conversaciones entre los personajes ridiculizan el petardeo de la MTV y el Disney Channel. WARNING!! SPOILER: Cuando Jennifer se encuentra amordazada a punto de ser cortada en pedazos por el cuchillo de Nikolai, el lider de “Lost shoulders” se arranca con un monólogo que justifica su adoración al diablo. “Tú sabes lo difícil que es para una banda de rock indie triunfar hoy en día. Somos muchos, y todos chicos monos. Satán es la solución”. El batería que no quiere participar en la matanza es reprendido por el líder: “Quieres ser camarero toda tu vida o un tío rico y guay como el de Maroon Five”.


Toda esta ironía no impide que el relato terrorífico pierda su fuerza y crudeza, al contrario, en la mejor tradición de las oscuras comedias de los ochenta (“Un hombre lobo americano en Londres”, “Noche de miedo”, “Jóvenes ocultos”, por citar las más conocidas) la orgía de sangre repele a la vez que fascina. La presencia amenazante, que recuerda a un súcubo, de Jennifer cubierta de sangre con esa sonrisa diabólica resulta excitante y haría caer encantado a cualquiera de nosotros sobre sus garras y colmillos. Con un puñado de efectos especiales de andar por casa se le da la credibilidad necesaria a las escenas más fantásticas y violentas, a pesar de que en ocasiones algún que otro efecto chirríe. Una excelente fotografía y una cuidada elección de las localizaciones nos brindan momentos de una belleza gótica inusual en las producciones actuales. Está claro que la película está cuidada al detalle por gente que ama el género y tiene muy en cuenta el gusto del aficionado.

Al contrario que otras actualizaciones genéricas tomando como base la autoparodia como en el caso de la saga “Scream”, “Jennifer's body”, con un sabio uso del in medias res, se erige en una película original que toma elementos de sobra conocidos pero mezclados con gusto por una diestra DJ. Homenajea el género pero sin caer en el plagio de títulos concretos, construye una historia fresca partiendo de bases clásicas sin caer en la nostalgia.

La inteligencia del espectador se respeta en todo momento. Un detalle que llama la atención es la ausencia del clásico personaje machito-matón en la High School que no se extraña en ningún momento en un ambiente estudiantil que tampoco necesita de bullying, ni de ningún otro supuesto mal que aqueje las aulas en la actualidad. La película lejos de explotar el drama hormonal se burla sátiramente de él. La tragedia que se produce en el “Melody Lane” y los posteriores salvajes asesinatos que van minando la comunidad van entristeciendo a la población, (¡que a pesar de ello no renuncia al baile del instituto!), mientras que Jennifer, y el espectador, se burla sin pudor de sus vecinos, realizando una hilarante crítica a la doble moral que impera en la moralista comunidad.

Existe un claro cambio de roles en el filme. Las mujeres son las que mueven única y exclusivamente el relato, la figura de Jennifer (antes de su diabólico encuentro), como animadora no se limita a intentar ligarse al capitán del equipo de football (convertido en un gordo bastante lerdo), sino que es plenamente consciente de su poder sobre los hombres a los que utiliza para su satisfacción física y aumentar su prestigio popular. El personaje de Needy es el más fuerte de la trama, una chica fuerte e íntegra cuyo novio está en clara desventaja intelectual. El magnetismo de Jennifer es tan fuerte que llega incluso a turbar a su mejor amiga, dejando para el recuerdo una de las escenas más húmedas que se recuerden entre las dos protagonistas, con el mérito de dejar prácticamente todo a la imaginación.

No sólo estamos ante una película de terror plenamente disfrutable, sino ante un sano ejercicio de crítica a la absurda sociedad que nos rodea. Una ocasión ideal para reírnos de nosotros mismos y disfrutar con una terrorífica historia que, a diferencia de la mayoría, hace uso de un guión y unos personajes inteligentes que superan con creces el mero estereotipo.

Una película ideal para la noche de Halloween.





8 comentarios:

Azirafel dijo...

Ciertamente estamos de acuerdo, al contrario de lo que todo apuntaba "Jennifer's Body" no es un bodrio sino que es una película divertida, entretenida y que sabe nadar cómo pocas últimamente en el terreno del terror adolescente sin ahogarse.

De hecho en algún universo paralelo más justo cinematográficamente hablando debe estar triunfando en taquilla. Aquí nos ha tocado que se la pegue salvajemente y que dentro de unos años se reivindique seguramente cómo película de culto. Y si no, al tiempo.

Crowley (www.tengobocaynopuedogritar.blogspot.com) dijo...

Para mi una peli algo flojilla, entretenida sin más y que vale solo (que no es poco según se mire) para pasar el rato con amigos y que está hecha para gloria y desfile de ese nuevo icono adolescente y juvenil (y no tan juvenil) que es Megan Foxx.
Saludos

Fantomas dijo...

He leido críticas que destrozan esta película cuyo mayor atractivo (por lo menos para mi) es Megan Fox. De todas formas pienso verla pronto.

Saludos.

Kraven dijo...

Azirafel: Lo más sorprendente del caso es que una película logre que coincidamos en su valoración. jeje.

Sí, es muy probable que con el tiempo sea reivindicada. Para mí ya es una obra de culto.

Crowley: A mí, además de divertirme, me gustó en todos sus aspectos. Lo de Megan Fox es de otro planeta, excelencias físicas aparte. La tía borda el papel que, eso si, le va como anillo al dedo... ¡ese primer plano de su sonrisa ensangrentada! Supongo que me habrán dado con el gusto: La Megan, la sangre, sacrificios, posesiones, soy un individuo primario. Jejeje.

Fantomas: Destrozar la peli es lo más fácil, pero estoy seguro de que la mayoría de los que la ponen a caldo ni siquiera la han visto o lo han hecho con el automático puesto.

Megan Fox no es el único atractivo, en "Transformers 2" estaba ella, Shia LaBeouf, Johnn Turturro y unos cuantos y carísimos robots gigantes orquestados por Michael Bay y la peli es un bodrio impresionante.

Lo que hace de "Jennifer's Body" una buena película de terror adolescente, a mi entender, es el ingenio de Diablo Cody y el amor al género del resto del equipo.

Lady Vengeance dijo...

Anda Kraven, puede que esta película se convierta con el paso de los años en un film de culto pero actualmente, digas lo que digas, tú sólo has ido a verla porque salía Megan Fox... y ambos sabemos que, haga lo que haga, te va a parecer excelente.

Que, por cierto, no veo que esté entre "Las chicas guapas y los colegas de farra"... jeje

Kraven dijo...

Jeje. Me tienes calao. No niego que la presencia de la Fox tenga algo que ver con que haya ido a verla, pero es más el personaje que la actriz lo que me atrae.

Sería demasiado fácil poner a Megan entre las chicas guapas, hay saturación de portadas con su imagen.

abel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
abel dijo...

A mí esta película me disgustó y aburrió.
La ví por el único motivo de alegrarme el ojo y la entrepierna con la amiga Megan y para mi gusto sale mucho menos potente que en Transformers.

Has puesto a Kristin Kreuk entre las chicas guapas...