miércoles, 2 de abril de 2008

HITMAN, por Sr. Salido




Hitman
Director: Xavier Gens
Guión: Skip Woods
Intérpretes: Timothy Olyphant, Dougray Scott, Olga Kurylenko, Robert Knepper, Ulrich Thomsen, Henry Ian Cusick, Michael Offei, Christian Erickson, Eriq Ebouaney, Joe Sheridan, James Faulkner, Jean-Marc Bellu.
(EE.UU, Francia) 2007

Argumento:

El nº 47 es el asesino más buscado del mundo, es un experimento genético que ha sido entrenado desde su creación para ser una máquina de matar, nunca falla. Su próximo objetivo es el presidente de Rusia, un inspector de la INTERPOL sigue sus pasos pero será obstaculizado por la F.S.B (policía secreta rusa), a pesar de su frío carácter el nº 47 siento algo parecido al amor cuando conoce a una joven y atractiva prostituta rusa.

El género de acción normalmente menospreciado o ninguneado por la crítica “seria” puede considerarse como una derivación del cine clásico de aventuras, centrando más la atención en los sucesos espectaculares que conforman la historia que en la propia naturaleza del relato, el espectador sacrifica pues el interés del argumento en aras del disfrute del espectáculo. En la década de los 60 la adaptación a la gran pantalla de las aventuras literarias del agente británico al servicio de su majestad ideadas por Ian Fleming (me refiero por supuesto a James Bond) revolucionó el género y le confirió un aspecto muy parecido al que continúa teniendo hoy en día (salvando evidentemente la precariedad técnica y la ingenuidad propias de la época). La mayoría de películas de acción actuales utilizan la misma fórmula infalible que utilizara la pionera “Dr. No” persecuciones motorizadas, tiroteos, artes marciales, mujeres bellas y localizaciones paradisíacas.

La banalidad y superficialidad de las aventuras del agente británico han sido siempre su mejor baza, cine de evasión que nos lleva a lejanos y excitantes parajes dónde conoceremos bellas señoritas, complacientes y de orgasmo fácil (o de horcate caliente, como dirían los chanantes) para al momento coser a balazos al malo malote de la función. El sueño perfecto de todo barón heterosexual.

"XXX", reciente producto de consumo para el espectador menos exigente, de saludable banalidad machista es una actualización de Bond al otro lado del Atlántico, el exquisito acento inglés es cambiado por la escasa vocalización americana, el glamour de los trajes de firma se sustituye por los tatuajes “talegueros” y las camisetas de tirantes, los elegantes Aston Martin o BMW son reemplazados por coches tuneados de colores chillones. El elegante, sibarita y mujeriego agente británico queda convertido en un macarra amante de los deportes de riesgo, pero al menos es un macarra, puede despertar admiración, risa, pena u odio, pero el protagonista de “Hitman” no despierta nada, todo lo contrario ni el mejor café de Colombia libra a los párpados de la irrefrenable caída.

Cine de evasión o superfluo no es sinónimo de bostezo, el ritmo es fundamental en una película de éstas características, así como el guión, que aunque sea esquemático siempre ha de contener alguna gratificante sorpresa final, algo que no se produce en este previsible bodrio. Igualmente se agradecen las frases jocosas por muy ordinarias o machistas que puedan llegar a ser, en “Hitman” no hay ninguna frase destacable, la conversación de su protagonista es tan interesante como la de una máquina de tabaco.

La trama es tediosa al igual que el desarrollo de la acción, las interpretaciones no tienen garra ni carisma, especialmente la de su actor principal, ese asesino de cuerpo danone y rostro inexpresivo, mira que Arnold Schwarzenegger y Vin Diesel habían puesto el listón bajo, pero está claro que el ser humano se supera constantemente.

La realización y la fotografía son totalmente impersonales, que conste que no estoy en contra de la estética videoclipera, sino todo lo contrario, pero siempre y cuando sirva para hacer de la película algo vibrante y atractivo, como es el caso de las películas de Zack Snyder (“Amanecer de los muertos”, “300”) en el caso que nos ocupa la mayor parte del tiempo parece que estemos viendo un anuncio de colonia o desodorante masculino.

La originalidad brilla por su ausencia, las escenas de acción han sido vistas en producciones anteriores en innumerables ocasiones. Especialmente vergonzosa es la escena en la que el alopécico killer (al tedioso ritmo de la cámara lenta) llena de plomo a los invitados del hermano traficante del presidente, la sombra de Matrix es alargada. La mala digestión de las películas de John Woo en su etapa hongkonesa continúa aún, casi una década después de que los hermanos Wachowski perpetraran su crimen artístico con un barbilampiño Keanu Revees haciendo de salvador de la humanidad.





Lo único positivo es esa maravillosa sirena que se asoma en varias ocasiones a la pantalla, esa Venus postmoderna de canon perfecto nacida en Ucrania hace veintiocho primaveras, la nueva chica Bond, desde hoy musa de fagiafilia, ese ángel con apellido de mercenaria chechena o de tenista profesional, ella es Olga Kurylenko. El maquillaje juega sus bazas para endiosar a tan exquisita criatura, su pearcing bajo el labio (del rostro… ¡enfermos!) su tatuaje sobre el delicado pómulo izquierdo, su moderno y desaliñado peinado… el vestuario también le hace justicia, sobre todo en las escenas en las que carece de el. Maravilloso plano cuando se asoma al balcón de la suite portando tan sólo un minúsculo tanga rojo ante la atenta mirada del nº 47, que deja, aunque sólo sea por un instante, de pensar como una fría máquina para posar su mirada lejos de su artillería y acercarse a las cálidas y bajas latitudes de la hermosura carnal de la muchacha.

Reflexión cinefilo-cascarrabias: ¿Cuál es la posible excusa para este despropósito? ¿Qué podrían argumentar los productores para justificar este desaguisado insulso, soso, ñoño e insoportable? Se me ocurren un par de cuestiones que las brillantes mentes de estos respetables señores pueden haber tenido en consideración. A continuación adjunto respuesta.

¿Qué se trata de la adaptación de un videojuego?

-¿Por eso los personajes no pueden tener diálogos inteligentes? Si es una “adaptación” gástate un poco en un guión, utiliza las bazas que te puede ofrecer otro medio de expresión artística, el cine es un medio diferente a las consolas, donde los personajes (por lo menos desde que existe el cine sonoro) suelen relacionarse normalmente a través del lenguaje verbal, la gente a la que le guste el videojuego no creo que quiera perder el tiempo viendo una película realizada por otra persona, (por lo menos siendo tan nefasta y no aportando nada nuevo) en el juego él es el director, lo que le enriquecerá mucho más que estar hora y media comiendo palomitas delante de un tostón.

¿Qué es una película que va dirigida a la gente joven que es la que acude a las salas?

- Joven no es sinónimo de estúpido, el problema es que no son los jóvenes los que se interesan por estas mediocres películas vacías de contenido sino que es a la “industria” a la que le interesa que vayan, y con esta palabra me dirijo a un ente que va más allá de hollywood, engloba muchos sectores de importantísimo poder económico a los cuales les interesa tener bien idiotizados a los chavales para distraer su atención y hacerlos cada día más mansos, consumistas y menos contestatarios, (si es que el significado de esta palabra tiene algún sentido hoy en día)

¡Kurylenko te queremos!

2 comentarios:

Slaine McRoth dijo...

Hitman es un gran videojuego, y la trama hacía de su protagonista un personaje mas que prometedor para el cine de acció, claro pusieron a ese ser haciendo de agente 47 y pasó lo que pasó. De las peores pelis de acción que he visto, y puedo asegurar que he visto muchas.
Triple X gana a las películas de Bond en una cosa,el coche, el Pontiac GTO del prota, alabados sean los muscle de General Motors.
Un saludo.

nexus.6 dijo...

amen!