jueves, 20 de marzo de 2008

SCREAMPLAY



Screamplay
Director: Rufus Butler Seder
Guión: Ed Greenberg, Rufus Butler Seder
Fotografía: Dennis M. Piana (B/N)
Intérpretes: Rufus Butler Seder, Eugene Seder, Cheryl Hirschman, James McCann

(EE.UU) 1984



Sinopsis:

Un joven escritor llega a Hollywood dispuesto a convertirse en un famoso guionista. Un hombre le salva de ser asesinado en unos aseos públicos, matando a su agresor, cuando la policía llega ambos huyen y el mismo hombre le ofrece trabajo como encargado de mantenimiento en los apartamentos que regenta. Allí conocerá a una increíble troup de extravagantes personajes: una vieja gloria de la serie b permanentemente en celo, una joven aspirante actriz, un predicador que enuncia sus plegarias guitarra eléctrica en mano, un agente sin clientes que representar y el forzudo y agresivo dueño de los apartamentos. Solitario en su cuarto escribe su guión dónde da muerte a los inquilinos del hotel cada vez que tiene un encontronazo con alguno de ellos, lo que en principio es sólo ficción se torna real. Uno a uno van muriendo sus extraños compañeros tal y como se describía en el guión. Pero ¿Quién es el asesino? En un retorcido giro final parodiando a la serie negra más clásica se resolverá el misterio.

Producción de la compañía Troma inc. Famosa por sus películas exploitation (erotismo, gore) de bajo presupuesto. Quizá la más famosa sea “El vengador tóxico” (The toxic avenger, 1984, Lloyd Kaufman). La compañía dirigida por Lloyd Kaufman y Michael Herz además de realizar sus propias películas también da alternativa a jóvenes directores que estén más o menos en sintonía con las ideas de la productora. Es éste el caso de Rufus Butler Seder, que además de dirigir, protagoniza, guioniza, monta, diseña los decorados y crea los efectos ópticos de la película.

Sátira negra y desesperanzadora sobre el mundo de Hollywood y la vampirización que implica la creación artística.

En el film hay varios homenajes al cine de terror y serie negra. Cuando el protagonista pisa por primera vez Sunset Boulevard podemos observar las estrellas de Boris Karloff, Bela Lugosi y Peter Lorre. En el mismo paseo se introduce en un cine dónde devora con pasión celuloide y palomitas, mientras se proyectan en sesión triple “Nosferatu”, “El Golem” y “El gabinete del Dr. Caligary”. La escena en la que el asesino acecha el guionista (con la sombra de sus garras reflejadas en la pared) es un claro homenaje a la anteriormente citada película de Murnau. También se homenajea al Hollywood dorado, un personaje es un joven actor que está llamado a ser el nuevo James Dean, antes de finalizar el rodaje de su última película muere en un paródico, truculento y trágico accidente de moto (Al estrellarse contra un camión muere decapitado).

Todos los asesinatos de la película están salpicados de un gore artesanal que recuerdan a las primeras películas de Gordon Lewis (“Blood Feast”, “2000 maniacs”, “Gore, gore girls”).

La película de Rufus se realizó en un granulado blanco y negro lo que le da un aire retro a la producción. Asimismo el “look” del personaje protagonista que el mismo interpreta, con su desaliñado aspecto recuerdan claramente a “El gabinete del Dr. Caligari” de Wiene. Tanto los decorados en exteriores (maquetas de la colina de Hollywood, transparencias) la planificación, y los personajes (parodias estereotípicas) están claramente cargados de nostalgia cinéfila por el Hollywood dorado.